lunes, 12 de noviembre de 2012

TIEMPO FINAL

El sol se va apagando.
Él llega lentamente
con su paso sin ganas,
sus horas sin reloj,
el silencio en sus ojos,
y esa mueca tan suya
que oculta soledades.

Se sienta en esa esquina
(siempre la misma esquina).
Mira.
La quietud de sus tiempos
no comprende las prisas de los autos.
Mira.
Sonríe con las risas de los chicos
que juegan escondidas.
Y él se esconde también
de los fantasmas crueles del pasado.

Mira.
Descubre la redondez creciente de la luna
en el vientre recién amanecido de "la Cande",
su rostro -luna llena- tan plateado y radiante
(Hacia adentro descubre
que su cuerpo está seco
y su voz ya dormida para siempre).

Mira.
El semáforo hace un guiño lumínico a la nada.
La oscuridad apaga el rumor de las voces.
Mira.
Se levanta sin ganas.
Paladea
las resacas amargas del regreso.
Mira.
Cruza la calle.
Se pierde lentamente
en el último tramo
de aquel pasillo estrecho de su vida.

ROXANA LAURA RONQUILLO


jueves, 8 de noviembre de 2012



No dejes que el rencor mate tu risa.
No te dejes ahogar por la tristeza:
la vida que en los labios hoy te besa
te devuelve el amor y se eterniza.

Bajo el cielo olvidado por tus prisas
nacen soles de cálidas promesas.
Se aprende cada día a no ser presa,
ni del fuego del tiempo ser cenizas.

Es eterno quien sabe que en lo oscuro
de la tierra, estalla la semilla...
Y de la música, la maravilla,
es resultado de sus tiempos mudos.

A pesar de los golpes, nunca pudo
la lágrima borrar a la sonrisa.

ROXANA LAURA RONQUILLO - 18/09/2012